Damos inicio a nuestro santo servicio entonando el himno Nº 279 “Hubo uno”. En este día la coordinación corresponde al oficial diácono Jorge Olmedo. Queda con la Iglesia la hermana Jaqueline Roco, encargada de entregar los avisos para ésta semana. Luego, se realiza la oración por nuestros hermanos enfermos, la cual es dirigida por el oficial diácono Aurelio Jara.  

Se realiza el primer servicio de ofrenda y nuestro Coro Instrumental entona la alabanza “En la intimidad” junto a toda la congregación. Enseguida, el Coro Infantil-Juvenil alaba el nombre del Señor con la alabanza “Aleluya” mientras todos nos unimos a ellos en un momento de adoración a nuestro Salvador.

Posteriormente,  queda nuestro pastor Jeremías Vásquez quien da a conocer a algunas actividades y también invita un grupo de hermanos del Coro Infantil-Juvenil para entonar alabanzas correspondientes al día de navidad. Las hermosas alabanzas entonadas por este grupo de niños fueron “Eterno”, “Ángeles Cantando Están” y un medley denominado “Que Bueno, Llegó La Navidad”. La Iglesia participa con gran entusiasmo y recogimiento.

De inmediato, pasamos a la lectura y exhortación de la Palabra del Señor por los labios de nuestro Pastor. El mensaje de este día se encuentra en Isaías capítulo 9, versículos 6 y 7.  El Señor hoy nos enseña  acerca de la desobediencia la cual no es agradable delante de su presencia y todos los hombres enviados a reconciliar a la humanidad con Dios todos fallaron,  fue entonces  que vino nuestro Señor Jesucristo, quien realizó un sacrificio perfecto que permitió reconciliar al hombre con Dios.  El pasaje bíblico de hoy nos lleva a la génesis  de la venida de nuestro Señor Jesucristo y nos habla de las formas en que llamarían a este Salvador glorioso. Uno de esos nombres seria “Admirable”, como alguien que impactaría a las multitudes con sus prodigios y milagros. También le llamarían “Consejero”, sin duda en Él encontramos las respuestas a todas nuestras inquietudes y temores a través de su palabra. Otro nombre seria “Dios Fuerte”, dándonos a entender que Él sería por sobre todo principado, todo reino y sobre toda potestad. También le llamarían  “Padre Eterno”, Él sería quien nos abrazaría y nos amaría como un padre a su hijo, demostraría su gran amor por la humanidad muriendo en la cruz del calvario y como último le llamarían príncipe de paz, porque Él traería la paz a todos aquellos que le recibieran en sus vidas. También Él expresaría en el nuevo testamento que Él daría una paz como el mundo la da sino que una paz duradera.   Por tanto en esta fecha de navidad debemos dar gracias a Dios por haber enviado a nuestro Señor Jesucristo por amor a cada uno de nosotros  y solo a Él debemos adorar de forma genuina y de todo corazón porque Él es digno de recibir toda gloria, toda honra y toda alabanza. Amén.

Se realiza el segundo servicio de ofrenda correspondiente al Departamento de Obras Sociales y para ello el Coro Instrumental entona la alabanza “A Dios sea la gloria” e inmediatamente después el Coro Infantil-Juvenil canta al Señor “Más allá del horizonte”.

Damos término a nuestro bendecido servicio entonando el himno Nº 393 “Señor mi Dios”, y a continuación queda con la congregación nuestro Pastor quien nos entrega la bendición pastoral. Finalmente, el hermano Aníbal Fernandoy, ayudante de nuestro Pastor, nos despide con la bendición a éste hermoso servicio.

Redacción: Hno. Juan Pablo Fuentealba - Fotografías: Hno. Nicholás Cáceres  / Comunicaciones IMPCH Talca

Galería de Imágenes