En esta mañana de día domingo se celebra de forma especial la Escuela Dominical en nuestra Iglesia, así  como se ha realizado en el Aniversario de nuestra Iglesia, tenemos la visita de nuestros hermanos que se encuentran afectados en su salud y que por tal condición se le es muy difícil congregarse habitualmente en la Iglesia.

Se inicia el Servicio de Escuela Dominical, coordinado por nuestro el oficial diácono y superintendente de Escuela Dominical hermano Anselmo Toledo, alabando al Señor con el himno Nº 397  “Yo solo espero ese día”  dirigida por nuestros hermanos del Coro Instrumental. 

Nuestro hermano Anselmo extiende un cariñoso saludo a nuestros hermanos recordando que en su juventud también trabajaron fervientemente en la obra del Señor.

La lección de Escuela Dominical para este día se encuentra en 1ª de Tesalonicenses 4:13-14 y el texto de luz en 1 de Juan 3:3. 

Se dividen las clases como habitualmente se realiza: Hermanos Voluntarios, Dorcas, Jóvenes, Señoritas y niños, pero además se constituye una clase especial que la componen nuestros hermanos enfermos y quien reparte la enseñanza es nuestro pastor Jeremías Vásquez juntamente con nuestra pastora Gladys Guajardo.

Nuestros hermanos enfermos tienen una participación especial y junto a nuestros pastores y hermanas del Departamento de Obras Sociales entonan la alabanza “Como podré estar Triste” en un hermoso momento de adoración.

Nuestro pastor Jeremías entrega el resumen de la Escuela Dominical y nos exhorta que en los tiempos que vivimos en estos años son peligrosos, y de cómo existen muchos acontecimientos diarios que nos indican que la venida del Señor se acerca, pero en esta  ocasión vendrá a buscar a los que han creído fielmente en Él. Mientras esperamos su venida ¿Qué debemos hacer nosotros?, purificarnos, limpiarnos en la sangre de nuestro Salvador Jesús. Debemos pedir siempre a Dios que nos saque todo lo que nos aleja de la presencia de nuestro Señor. Amén.

Para finalizar el servicio, nuestro Coro Instrumental entona el himno Nº 394 “Cuán gloriosa será la mañana” acompañado de toda la congregación.

Finalmente nuestro pastor Jeremías pide la bendición del Señor para nuestras vidas. 

Al final finalizar el servicio de Escuela Dominical, nuestra Iglesia tiene preparada una recepción para nuestros hermanos enfermos, en donde pueden compartir un momento de camaradería y disfrutar de haber participado en un hermoso servicio de Escuela Dominical.  

Redacción y Fotografías: Hno. Jorge Rebolledo Suárez  / Comunicaciones IMPCH Talca

Galería de Imágenes