Damos comienzo al servicio de adoración a nuestro amado Señor, cantando el primer Himno Congregacional Nº 248 “A luchar sin Temor”. La coordinación de este servicio está a cargo del oficial diácono, hermano Samuel Rojas. Luego de entregar los avisos para la semana, el hermano Aarón Quezada  imparte la oración por los hermanos enfermos.

Prosiguiendo con nuestro servicio, el Coro Instrumental entona la alabanza “Jesús es mi pastor” y luego, el Coro Infantil-Juvenil, alaba al Señor cantando “Jesús es mi Salvación”.  

Posteriormente, el oficial diácono, hermano Jaime Flores Ibarra da lectura a la Palabra de Dios, la cual se encuentra en el Evangelio según San Marcos capítulo 9 desde el  versículo 14 al 29. A través de la Palabra se nos exhorta cuando Jesús vino a sus discípulos y  se encuentra con la multitud y todos le querían tocar y estar cerca de Él y Jesús les preguntó sobre qué disputaban entre ellos y le trajeron a un niño con espíritu mudo, y que los apóstoles no habían podido sanarle y Jesús les dijo generación incrédula, y le preguntó al padre del niño cuanto tiempo que esta así y el padre le respondió desde niño. Y el padre le dijo a Jesús si puedes hacer algo ten misericordia, y Jesús le dice si puedes creer, al que cree todo le es posible.  Y el padre le dijo a Jesús: creo.  En medio del mensaje el predicador invita a la Iglesia a entonar la alabanza “Creer”  y cada  hermano es bendecido y tocado por la presencia de Dios en la persona de su Espíritu Santo.  Posteriormente, continúa nuestro hermano con la exhortación de la Palabra en donde el padre le pidió a Jesús que le ayudara en su incredulidad, y viendo Jesús la multitud que se agolpaba, reprendió al espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él.  Y el espíritu le dejó y el niño quedo como muerto. Y todos pensaron que así había sido, que había muerto, pero Jesús le tomó de la mano y lo incorporo a la vida. Luego de ese milagro maravilloso, entró en la casa y sus discípulos le dijeron porque nosotros no pudimos echarle fuera y Jesús le dijo este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.  En su Palabra Dios nos insta a orar y ayunar y sobre todo a cuidarnos de tantas corrientes que atentan contra nuestra vida espiritual, y podamos permanecer siempre bajo la cobertura de este Dios grande y misericordioso. Amén.

Pasamos al segundo servicio de ofrenda especial para el Departamento de Obras Sociales  y para ello el Coro Instrumental entona la alabanza “La gloria de Jehová e inmediatamente después el Coro Infantil-Juvenil canta “Soy tu milagro”, mientras la presencia de Dios llena los corazones con su fuego santo.

Se da término a este hermoso servicio mientras la Iglesia canta el Himno Nº 233 “Cautivo era de satán”  y, finalmente,  el oficial diácono, hermano Manuel Pérez nos entrega la bendición por éste inolvidable servicio. 

Redacción: Hno. Juan Pablo Fuentealba - Fotografías: Hno. Carlos Espinoza  / Comunicaciones IMPCH Talca

Galería de Imágenes