Comienza un nuevo servicio de adoración a nuestro amado Señor y se canta el primer Himno Congregacional Nº 303 “Vagaba Yo en la Obscuridad”. Coordina este servicio el oficial diácono, hermano Luis Villaseca.

Se le da la oportunidad al encargado de obra del T. A. Oriente, el oficial diácono Jorge Olmedo, ya que, celebraron el 91º Aniversario de este Templo en la ciudad. Luego de esto se dirige al altar el hermano Walterio Salazar para leer una reseña histórica del Templo mientras pasa al frente la congregación para alabar a Dios cantando “Cuando mis Fuerzas se Acaben”.

A continuación dan a conocer a la Iglesia los avisos de la semana que viene y después de esto imparte la oración por los hermanos enfermos el oficial diácono, hermano David Cáceres.

El Coro Instrumental entona la alabanza “Mi Redentor Vive” para pasar al primer servicio de ofrenda. Luego, el Coro Infantil-Juvenil alaba al Señor cantando “En Nombre de Jesús”. La Iglesia continúa adorando al Señor con un Medley de Alabanzas.

Pasa al altar nuestro pastor Jeremías Vásquez y entrega unos avisos a la congregación. Invita al frente al hermano Fabián Riquelme Urra quien se congregará en nuestra Iglesia por traslado. 

Se da lectura a la Palabra de nuestro Dios en 1 Reyes 19:1-8, cita exhortada por nuestro Pastor.

Hermanos, la Palabra nos enseña que debemos tener paciencia mientras esperamos la voluntad de Dios, porque cuando desesperamos podemos tomar decisiones incorrectas. Servimos al único Dios, Él es más grande que todo lo que existe y tiene poder sobre nuestro problema. También dice su palabra que debemos someternos a Dios, si no es así, le estamos desobedeciendo. Vemos lo que hizo el rey Acab, que apartó su corazón de la voluntad del Señor. Por otra parte, también vemos ejemplo de Elías, que cuando alguien se acerca a Dios de corazón suceden cosas maravillosas, como la tremenda victoria que hubo en el monte Carmelo, donde la mano de Jehová estuvo con Elías. Dios es quien nos defiende, cual sea nuestra causa, porque no hay nada imposible para Él. Permanezcamos en su Palabra y aunque se cierre una puerta, Dios abrirá otra, porque Él está con nosotros y pelea por nosotros. Amén.

Se pasa el segundo servicio de ofrenda que corresponde a la Ofrenda de Construcción y el Coro Instrumental canta “Siempre Estuviste Ahí”. Luego, el Coro Infantil-Juvenil alaba al Señor con la alabanza “Él Vive”.

Se da término a este hermoso servicio mientras la Iglesia canta el Himno Nº 210 “Cristo es mi Dulce Salvador”, luego nuestro pastor Jeremías Vásquez nos brinda la bendición pastoral y el oficial diácono, hermano Manuel Pérez nos entrega la bendición por el servicio. 

 Hna. Monserrat Pérez Durán / Comunicaciones IMPCH Talca